“Lo que no estamos haciendo bien es informar de una manera justa”

Marco Sifuentes es periodista y uno de los creadores de la plataforma de periodismo digital La Mula. Fue parte de los fundadores de agenciaperu.com (hoy Willax) y ha sido reportero de Canal N y La Ventana Indiscreta. Actualmente es columnista del diario Perú 21 y acaba de resucitar su blog, El útero de Marita, que siempre estuvo activo en Facebook y Twitter.

¿Cómo podría evaluar usted la cobertura de los medios en cuanto a este proceso? ¿Se dedicaron a informar o a sacar los trapitos sucios de los candidatos?

Sacar los trapitos sucios de los candidatos, como servidores públicos, no tiene nada de malo. Pero una cosa son los trapitos sucios y otra una campaña de desinformación, que es lo que puede pasar con Susana, a quien le dicen terruca o lo que puede pasar con Lourdes Flores cuando le dicen que quiso manipular encuestas o que puede ser narcotraficante. En ambos casos son falsedades. Cuando se saca la información de toda proporción no estamos ayudando al proceso.

¿Por qué cree que se ha dado esta tendencia de desinformar, a generar esta guerra sucia por medios de ambas tendencias?

Por el lado de la gente que ataca a Susana Villarán tiene que ver con un tema de pensamiento único, hay una especie de sector conservador en el país que no quiere asociar un discurso alternativo a una alternativa viable. Un discurso alternativo antes era Humala, pero esa no era una alternativa viable porque era muy fácilmente caricaturizable; además, tenía un montón de entripados dentro, por lo que era un enemigo fácil. En cambio, Susana Villarán, Fuerza Social, no es tan fácil, porque está jugando dentro de las reglas democráticas. Entonces, han tenido que inventar y jalar la pita mucho para poder atacarla.

Del otro lado, creo que tiene que ver más con el ego desmesurado de Jaime Bayly, quien cree que puede atacar, poner o bajarse candidatos. Son dos motivaciones distintas.

En el caso de Jaime Bayly, creo yo que equilibra las cosas, pero, aún así, ha hecho un mal trabajo. Sin él, todo hubiera sido más desfavorable para la Villarán y mucho más parcializado para un lado.

¿Cuál medio de comunicacióncree que ha cumplido el papel más relevante en este proceso?

Relevante, sí. Bayly y Correo, creo que son los que han cumplido un papel relevante en el sentido de que han llamado más la atención. Lo malo de este tipo de prensa es que, como llama más la atención, ahora es difícil decir qué medios han realizado una mejor labor. Me parece que las radios como Capital y RPP, en medio de todo, se esfuerzan por tener una cobertura balanceada, o el programa de Rosa María Palacios, o Cuarto Poder. Pero, como te digo es tan fácil dejarse seducir por el escándalo que hace la guerra sucia, que no tiendes a prestarle atención a la gente que hace bien su trabajo.

¿Usted hubiera difundido los audios, de haber sido parte del equipo de El Francotiador o tenido acceso a los audios?

Sí. En el caso de estos audios me pareció un buen ejemplo de cómo la forma en que uno hace su trabajo periodístico influye en si es bueno o malo. El dilema no está en publicar o no publicar, creo que cualquier periodista lo hubiera publicado, sino en cómo lo haces: lo publicas así nomás o llamas a las personas que han aparecido para corroborar su versión; los editas como hizo Bayly, que los pasó por partes, o lo pasas completo; los acomodas a tu versión como hizo Bayly o das una versión justa de los casos.

La verdad, publicar o no publicar para mí no es un dilema, porque creo que cualquiera hubiera publicados los audios y ninguno era realmente privado en el sentido íntimo de la palabra. Hasta el “poto audio”. Todos, de una forma u otra, tenían cierta relevancia pública. Creo que Bayly falló en las formas, en cada una: no cruzó la información, los editó y acomodó lo que decían según su criterio y sus objetivos propagandísticos. Ese fue el error de Bayly.

¿Cómo los habrías publicado?

Yo no soy nadie para dar lecciones de periodismo y menos a Bayly, que tiene muchos más años que yo. Sin ánimo de darle lecciones a nadie: uno, hay que llamar, o sea, llamas a Lourdes y Barrón y les dices, aunque sea el mismo día, tengo estos audios, ¿qué pasó? ¿En qué contexto? ¿Tú que querías hacer? ¿Quién crees que te chuponeo? Ese tipo de cosas. Dos, los pasas enteros o pasas los fragmentos más relevantes, largos y tratas de ser justo, porque si escuchas el audio de las encuestas en el que habla con Barrón, es claro que ella no quiere manipular ninguna encuesta. Si escuchas bien el audio, lo que ella dice es “estoy harta que los de APOYO siempre manipulen las encuestas contra mí, voy hablar con ellos para pararlo”. Eso es algo muy distinto a este “complot” sobre que ellos quieren hablar con APOYO para que les levanten las cifras.

Por último, si tienes un audio en el que, según tú y lo que quieres venderle a la gente, Lourdes es mala, pon el audio y de verdad muestra que a la señora le llego todo en ese momento, pero tienes que ser justo, no es justo es decir que Lourdes Flores en ese momento quería manipular encuestas.

Así es como se debería publicar. Con los audios, siendo un material tan delicado, siempre cuenta un montón las formas.

¿Crees que los medios mantienen sus criterios para informar o se han innovado nuevas estrategias informativas, a comparación de los comicios electorales pasados?

Tienen el mismo criterio malo que siempre han tenido. Al menos de lo que yo recuerdo, desde el noventa tienen el mismo criterio, todos toman partido. Yo no veo ninguna novedad, hay gente que trata de hablar de propuestas y en realidad es una excusa para hablar de guerra sucia y de lo que vende. La verdad, no he visto nada nuevo.

Pero, en comicios distritales y municipales anteriores, como en el que se eligió a Castañeda, ¿crees que hubo tanto intento en presentar propuestas o sacar información relevante que haya acogido tanto interés público?

Pues, la verdad, las elecciones de Castañeda fueron muy tranquilas. Es que era él contra el mundo, no había ningún candidato que le dispute el trono. Entonces hubo una campaña calmada en donde los “pitufos” competían por competir y sabían que no iban a ganar. Fueron más bien las elecciones distritales las que se movieron mucho más.

De hecho no fue ni la mitad de cochina que es esta. Esta también es una antesala a las presidenciales. Entonces, no es una elección municipal, el contexto es bien distinto al de Castañeda. La anterior fue un poco más aburridas, si se puede llamarlo así, más predecible. La gente habló un poco más de propuestas a nivel distrital o regional.

¿Y en el caso Castañeda vs. Andrade?

Fue distinto, no fue tan cochino, pero tuvo muchas idas y vueltas. Hubo varias denuncias contra Castañeda y otras contra Andrade. Digamos que eso fue lo natural, lo normal, pero no hubo audios y nadie acusó a nadie de terrorista o narco.

¿Qué tan satisfecho está, como elector, con la información que le han brindado los medios de comunicación?

A nivel del distrito donde yo voto, sí ha habido un nivel de información y se ha destacado a la mayoría de candidatos y, en realidad, es que es Miraflores y Masías es alguien muy noticioso, que congrega muchos odios y muchas simpatías. En el otro caso – Lima Metropolitana – también, al margen de las peleas y todo, como elector he tenido una amplia gama de medios y opiniones que van desde los fans de Villarán y Lourdes, hasta los que las odian a muerte.

¿Qué sugerirías a los medios para que busquen otros mecanismos para inducir a la población a un sufragio reflexivo y analítico?

Lo que pasa es que el sufragio nunca es reflexivo y analítico, ni aquí ni en Grecia, durante la democracia original. La verdad es que siempre tiene que ver con el carisma de la gente, o, en el caso de Villarán con golpes de suerte, o, en el caso de Alan del 2006, si no hubiera existido Humala ganaba Lourdes. Entonces, tiene que ver con muchas cosas. Además, yo no estoy muy seguro de que el rol de la prensa sea educar a la gente, el rol de la prensa es informar.

Lo que creo que no estamos haciendo bien es informar de una manera justa. Está bien, por ejemplo, que si Susana Villarán tiene agentes extremistas en su lista se denuncie, pero no me parece bien colegir que por eso ella es un gallo de tapada de Hugo Chavéz o el “caballo de Troya” del comunismo. De verdad, alentar ese tipo de prejuicios está mal. Igualmente, en el caso de Lourdes Flores, me parece que se debe informar muy bien lo de Cataño, pero, en el caso de Salazar Monroe, se demostró que ella no tenía nada que ver.

La verdad, es imposible decir cómo salir de esto, todos los años y todas las campañas desde que regresó la democracia en los ochenta vemos lo mismo, no sé cómo podríamos pararlo. Lo único que podemos hacer los periodistas es hacer bien nuestra chamba y fastidiar a los que la están haciendo mal para tratar de equilibrarla.

Entonces, hay una tendencia a caer en hacer cargamontón contra el candidato que no es de su preferencia. Muchos medios están expresando la concepción de que, mientras más información negativa den sobre un candidato, van a terminar trayéndoselo abajo.

Definitivamente ocurrió al revés, como casi ocurre con Humala. Hasta el último día de las elecciones del 2006, Humala estuvo subiendo por más que le daban y le daban y si las elecciones eran unas semanas después se las llevaba. Igual con Villarán, quien no existía hasta que Correo le sacó una semana de portadas. Villarán iba a un mercado y la confundían con Lourdes, la gente no la conocía. Despegó una vez que Correo la posicionó como alternativa a Lourdes.

Los medios no aprenden. Es más, esto no viene de ahora ni del 2006, nos vamos a 1990 donde todos los medios estaban con Vargas Llosa y ganó Fujimori. En verdad, me parece bien zonzo de parte de la mayoría de colegas que no se dan cuenta de lo que están haciendo, ellos creen que tienen poder. Seguirán equivocados.

Una tras otra elección demostrará que la mayoría de veces los medios no han puesto a un candidato por sí solos. Bueno, seguirán mal informando.

¿Cómo crees que se desarrollará el proceso electoral presidencial?

Horriblemente, mucho más cochino, más parcializado, más audios y denuncias falsas.

¿Qué tanto conflicto a nivel ideológico y tendencias políticas se puede crear entre los posibles candidatos?

Lo que pasa es que ahora todos se están peleando por la centro derecha: Keiko, Castañeda, Toledo y quien venga más. El único que estaba a izquierda es Humala. Era él quien tenía toda esa área para él solo, nadie le hacia la competencia. Ahora que existe Fuerza Social, en teoría, podría haber una especie de primera vuelta de pelea entre las izquierdas por su cuenta y las derechas por la suya.

El panorama ha cambiado con esto de Fuerza Social, si es que eligen un buen candidato. Hasta hace tres semanas, creo que era más o menos claro que la primera vuelta iba a centrarse en la centro derecha y todos ellos iban a ver quién representaba a ese sector. Entre Castañeda, Keiko, Toledo y quien sea más iban a ver pelear por ver quién clasificaba para ganarle a Humala en segunda vuelta.

¿Se repetirá el desempeño parcializado de los medios?

Sí, de todas formas. Ya se ve claramente hacia dónde varios medios van a apuntar. Hay un montón de medios que no consideran la opción de que exista una izquierda, sea como sea: democrática o autoritaria, no les interesa. La Razón, totalmente fujimorista, ha estado sacando editoriales a favor de Susana Villarán. Cada uno va jugar su partido.

¿Cómo percibes la credibilidad del público hacia los medios en general? Así como hubo un momento en el que Bayly tomó partido de una manera tan vehemente, mucha gente lo ha criticado, al igual que a las portadas de Correo.

Hay un montón de gente que critica a Bayly, pero aún lo ve e igual le hace caso. A mí, en particular, él me parece muy gracioso, pero su chamba no es periodística. Para mí, Bayly no es un pasivo de Villarán. En cambio, Correo y los otros sí lo son del PPC, no tanto de Lourdes. El PPC siempre termina aliándose a esta prensa medio cavernaria.

No es tan sencillo como decir “ya, bueno, la gente no cree en los medios”, pues entonces los medios pueden hacer lo que les da la gana. Tampoco “los medios deciden la elección”, como piensa la mayoría de periodistas. El mismo Mariátegui dice: “Yo, la “Chichi” y Bayly destruimos a Humala en el 2006”. Así no fue, ellos casi lo ponen.

Yo no generalizaría tanto, no estoy muy seguro de que funcione de modo causa – consecuencia, ni para un lado ni para el otro. Quiero decir: que la gente no crea en los medios o no siga a los medios es uno de los tantos factores. Cuando vas y votas, los medios de comunicación son solo un factor, otro podría ser si te cae bien la candidata, si la conoces, si tu vida está bien, si estas asado ese día, si en la cola alguien te dijo. Esto de atribuir tanta importancia a los medios es un error en las elecciones.

¿Cómo crees que se recordaran estas elecciones tanto en general como en lo personal?

Yo creo que las elecciones serán recordadas porque el Jurado Nacional de Elecciones hizo una buena chamba, que pudo ser mejor, pero es la primera vez que se puso los pantalones con gente que trata de darle la vuelta a la Ley Electoral, lo que terminó limpiando las elecciones. Con Kouri fuera, que era un ente distorsionador, la cosa termino siendo ideológica, derechas e izquierdas, como son las elecciones en la mayoría de partes del mundo.

Por otro lado, si gana Villarán, ella tendrá una responsabilidad bien grande, que es cargar sobre ella el resurgimiento de la izquierda peruana, una “Frejolito” dos. No solamente va tener que ser una buena alcaldesa, sino también una buena líder. No solo política, sino social, de todo un segmento de la población.

¿No crees que la guerra sucia sea tan voluminosa como para ser recordada?

Claro que sí, la guerra sucia se va a recordar un montón. Yo no recuerdo haber escuchado un audio de un candidato diciendo “métanse la candidatura al poto”, pero las portadas que ha sacado Correo no son muy distintas a las que le sacaban a Humala.

Creo que el audio es lo novedoso de esta campaña, todo lo demás ya lo hemos visto.

Entrevista: Elba Becerra Zegarra. Video: Gustavo Kanashiro Fonken.

Anuncios