“La pluralidad es lo que garantiza el buen funcionamiento de los medios”

José Luis Sardón es abogado de la Universidad Católica Santa María de Arequipa y doctor en Economía de Eseade, en Argentina. Ha sido columnista en los diarios La República, El Comercio y Perú.21, y director ejecutivo de la revista Debate. Actualmente, escribe para la Agencia Interamericana de Prensa Económica.

A pocos días de las elecciones municipales y regionales ¿cómo evalúa la cobertura informativa que realizan los medios de comunicación sobre este proceso electoral?

Me parece que es una cobertura muy plural, hay diferentes puntos de vista y, felizmente, esa pluralidad es lo que garantiza que haya objetividad. Hay algunos medios de comunicación que toman partido por una candidata, y otros por la otra, entonces el balance termina siendo positivo.

¿Piensa que en ese sentido existe cierta polarización y se está relegando a los demás candidatos?

Sí, pero esa tendencia a ir hacia dos candidatos es algo natural. En algunos otros países eso sucede porque el sistema de partidos está estructurado de esa manera. Acá tenemos demasiados partidos políticos – creo que hay nueve candidatos a la alcaldía de Lima. Al final, se termina polarizando, como es algo natural y lógico, entre una candidata más o menos de derecha y una candidata más o menos de izquierda. Termina ocurriendo por la misma razón humana que opera sobre las alternativas.

A la luz de los resultados de los comicios regionales y municipales pasados, ¿piensa que los medios de comunicación mantienen sus criterios para informar sobre este nuevo proceso o se ha innovado la estrategia informativa?

Yo no tengo tan fresco lo que ocurrió en las anteriores elecciones, habría que cotejar. Lo que sí se puede decir es que esta vez ha habido grandes sorpresas. La anterior elección fue en noviembre del 2006, o sea, poco después de las elecciones presidenciales. Lo particular de esta elección es que es poco antes de las presidenciales: las elecciones presidenciales van a ser en abril del próximo año, y éstas son en octubre de este año. Que yo recuerde, esta es la segunda vez que ocurre esto en el Perú. La primera vez fue en el año 89 – 90, donde se eligió a Ricardo Belmont de alcalde de Lima y luego a Fujimori.

Yo creo que esta vez la cercanía de las elecciones presidenciales ha recalentado el ambiente político. Evidentemente, lo que resulte de esta elección puede incidir en lo que pase en la presidencial.

Más allá de la naturaleza de cada medio (prensa, radio, TV, internet, blogs) ¿podría decir si alguno de ellos en especial está jugando un papel más relevante que los otros al llegar al público?

Yo creo que todos los medios de comunicación tienen su manera de pegar. La pegada de la televisión es enorme, porque no solamente transmite sonidos, como la radio, sino también imágenes, y está ese refrán que dice “una imagen vale más que mil palabras”. La televisión tiene una enorme importancia. Ahora, dentro de la televisión está la de señal abierta y la de señal por cable. La de señal abierta llega a mucha más gente pero la [televisión] por cable llega a los influyentes, lo cual tiene un impacto más profundo. La televisión tiene enorme importancia.

La radio, a su vez, tiene también enorme importancia por otras razones muy diferentes: la cobertura que tiene, la rapidez, o sea, generalmente las noticias se producen en la radio, ya después llega la televisión.

Generalmente la prensa escrita tiene también su manera de influir porque es la que cala más profundo. Una noticia se puede leer y releer en los periódicos o en las revistas.

En resumidas cuentas, todos los medios de comunicación tienen sus propias peculiaridades. Lo que es relativamente nuevo es esto del 2.0, las redes sociales. Está el antecedente de lo que sucedió en Colombia: en la elección presidencial, en las redes sociales parecía que ganaba Antanas Mockus, sin embargo, resultó ganando el otro candidato. Pareciera que las redes sociales todavía no logran reflejar en profundidad lo que la mayoría de la gente piensa.

¿Cómo influencian las encuestas la decisión de los electores?

De hecho, las encuestas inciden en la intención de voto de los electores, porque ahí es que un elector puede darse cuenta que si vota por un candidato que en las encuestas parece pequeño, el suyo va a ser un voto perdido.

Sin embargo, yo creo que deberían publicarse encuestas hasta el último día. Con Internet esta prohibición es un poco ridícula, porque se filtran noticias. Es muy difícil controlar eso.

Además, creo que la pluralidad es lo que garantiza su certeza. Con esto no quiero decir que las encuestadoras no manipulen – yo sí creo que manipulan – pero lo hacen muy ligeramente, o sea, tienen un margen de maniobra muy pequeño. Así, yo me atrevería a decir que pueden subir o bajar uno o dos puntos a favor de uno u otro candidato, pero no creo que puedan ir más allá en la manipulación, porque si lo hacen se desacreditan. Las encuestadoras más serias son las de mayor trayectoria.

En el Perú nos olvidamos de que, por ejemplo, en el año 85 desapareció la empresa Gallup, porque se equivocó muy seriamente en la proyección  del resultado de las elecciones presidenciales. Las encuestadoras tienen que hacer su trabajo seriamente, sí o sí.

A su juicio, ¿se destaca más los planes de gobierno de los candidatos o aquello que es circunstancial, como la “guerra sucia” o los ataques personales?

Yo no creo que se vote mucho por planes de gobierno, sobre todo en un ambiente así. Para que se votara por planes de gobierno tendría que tener mucha estabilidad política el país, y también un proceso económico muy sano de despegue, pero no es el caso. Entonces, se termina votando por cuestiones ideológicas, lo cual me parece necesario dado el contexto en el que está el Perú, donde todavía no está asegurado el despegue del país. No se vota tanto por programas, sino por ideología. Esto hace que el debate sea más áspero, lo que me parece bueno, siempre y cuando no se llegue a las manos. Sí me parece saludable que las dos principales candidatas sean sometidas a un severo escrutinio, porque van a tener un enorme poder después. Por eso, yo no sería crítico de la llamada guerra sucia, a mí me parece que es normal.

Quisiéramos su punto de vista como elector: ¿Está usted satisfecho con la información que recibe diariamente sobre este proceso electoral? ¿Qué sugerencias formularía para que los medios busquen otros mecanismos y complementen los que tiene para inducir en la población un sufragio reflexivo, analítico, y así vaya elevando su nivel de civismo?

Yo no tengo sugerencia para los medios. Me parece que los medios en el Perú funcionan muy bien, en general. Hay algunas cosas que se pueden criticar, pero la pluralidad es lo que garantiza el buen funcionamiento de los medios. Hay una concentración de medios en manos de un grupo empresarial, todos sabemos eso, pero esa concentración no es apabullante y, en todo caso, lo importante no es tanto que haya competencia, sino que pueda haberla, que haya libre acceso al mercado, que se puedan crear libremente medios de comunicación. Por ese lado yo no veo problemas. Lo que yo sí creo que debería implementarse el voto libre, porque ahí sería más educativo, y podría tener un sentido moral votar; en cambio, el voto obligatorio vicia el contenido moral que podría tener el sufragio.

¿Alguna opinión sobre la coyuntura que enfrenta a Susana Villarán y Lourdes Flores?

Me parece que causa una coyuntura angustiante, porque la intención de voto está muy pegada, aunque las últimas encuestas eran muy contundentes a favor de Susana Villarán. Sin embargo, con las cosas que han salido los últimos días, eso podría variar. Además, una parte importante de los electores decían que podían cambiar su voto el último día.

Luego del debate la opinión pública decía que había ganado Lourdes Flores y se decía que muchas personas que pensaban votar por Susana Villarán habían entrado en duda.

Efectivamente. Luego del debate hubo también algunas informaciones adicionales, como que Susana le dijo no sé qué cosa a Lourdes, el tema de sus propiedades. No es tan claro que va a ganar Susana, de repente gana Lourdes.

Siempre puede suceder que las encuestas reflejen que un candidato tiene muchas posibilidades de ganar y al final suceda todo lo contrario.

Exacto, además, también está el voto oculto. No creo que en este caso se presenten esos factores, como en el 2000, cuando era muy discutido Fujimori.

Entrevista: Carmen Carrasco. Vídeo: Carlos Rondán.

Anuncios